Mis Crónicas de Marketing Político-Caso P.P. Primera parte.Audio

Por Franklin Onésimo Tavárez Sánchez, MAM/MAE

Era la campaña electoral  presidencial, congresual, Municipal y Distrital recién pasada, mi cliente P.P. me fue recomendada por una amiga con coincidencia ideológica y la solicitud era ayudar, en razón de nuestras similitudes ideológicas, poniendo el candidato un aporte mínimo para el pago de encuestadores y sus viáticos, acordando que mi pago como perito se haría si el cliente resultaba ganancioso, siendo asesor de su gestión.

Mi pupilo residía en un distrito Municipal Urbano rural, resultando que al momento del primer levantamiento de campo me aparecía con casi veinte puntos porcentuales por debajo de su más cercano contendor, el cual era y es mi amigo en lo personal, pero en este caso, nada tenía que ver el trabajo profesional con la amistad y mis compromisos como mercadólogo y asesor político ya estaban comprometidos con el candidato P.P., con el cual a la vez tenía afinidad partidaria.

La meta era grande, por cuanto lograr disminuir una ventaja de 20 puntos no era tarea fácil, máximo cuando el adversario rebasaba en popularidad incluso a cada postulante individual a la Alcaldía del municipio al que pertenecía su distrito.

Mi cliente P.P. era percibido como un prospecto algo desconectado de la comunidad, por pernoctar en otro pueblo, habían quejas de que no saludaba y de que los cristales de su medio de transporte privado nunca eran bajados para dejar un saludo señalado con las manos, unas sonrisas a la distancia mientras su auto se desplazaba por la comunidad de la que era parte y había sido previamente vocal.

El primer legajo de información de campo estaba ante mí, como cruda realidad, había aceptado la encomienda y aunque parecía casi imposible posicionar a P.P. y hacerlo rebasar al adversario partidario, mis estrategias fueron puestas en marcha e iniciamos un levantamiento de necesidades barriales, por secciones, parajes y todo el distrito municipal.

Lo siguiente fue grabar un set de 20 comerciales, en los cuales P.P. hablara en singular  a cada barrio, de las necesidades surgidas en la captura de información sobre aspiraciones y carencias de esa geografía en específico y sus promesas o plan de trabajo para sus residentes, si favorecían con su voto.

En esta experiencia especial de marketing político, vendrían días difíciles, por cuanto en la otra acera, la antítesis de mi  producto P.P. era un hermano de oficio, por demás apadrinado por un  benefactor de gran estima para mi persona, PERO NO SE TRATABA DE ALGO PERSONAL, sino una encomienda profesional, en la que yo debía apostar con estrategias al triunfo de mi representado.

VOTE – Metallic Keyboard Concept. VOTE Concept – Modern Laptop Keyboard with VOTE Keypad. Man Finger Pressing VOTE Key on Laptop Keyboard. Computer User Presses VOTE Orange Key. 3D.

Todo un día con P.P. metido en mi estudio de grabación, habiéndole redactado textos, para que él los balbuceara frente al micrófono y luego nosotros editarlo en multimedias para convertirlos en 20 anuncios sectoriales en su voz, al final lograrían la magia de poner a P.P.  a hablar en primera persona a cada ensanche de sus penurias y expectativas y para ello había encomendado al operador de la camioneta con altoparlantes, que debía desplazarse a paso de tortuga por cada espacio vial y teniendo el cuidado de hacer sonar en cada barrio el spot específico.

Vendría el espacio de cambiar la percepción de P.P. ante el votante,  me tocaría imponerle sonreír a boca llena, saludar a todo humano encontrado a su paso, recorrer palmo a palmo su distrito, compenetrarse con el ciudadano perfumado, lo mismo que con el exhibido de olores desagradables, abrazar al deportista, lo mismo que al religioso, al estudiantes y otros estratos, a la vez de bajar el vidrio de su jeepeta y confundirse en besos, abrazos y cariño con todos.

El primer tramo de la meta estaba  casi alcanzada, la ventaja del oponente había disminuido a menos de cinco puntos tras dos estudios de mercados y la aplicación al dedo de las sugerencias que junto a mi equipo elaboré, ya apenas quince días nos separaban del certamen electoral, pero el panorama nos lucía positivo y en apuros para la oferta que se oponía a mi producto P.P.

Lo que seguiría en esta experiencia de Marketing Político, tendría un final feliz tras las elecciones y como Mercadólogo habría logrado mis objetivos, pero el resto de esta historia, amigos receptores, se las prometo para una segunda entrega.

WWW.FRANKLINONESIMOTAVAREZSANCHEZ.COM

Tu portal academicista, de Turismo, Marketing, emprendedurismo y más

 

Nota”:

El autor es Catedrático de la Universidad Tecnológica de Santiago, Presidente de FOTS DOMINICANA S.R.L. y Catedrático en la Universidad Organización y Métodos.

 

Franklin Onésimo Tavárez Sánchez

Es un profesional multidisciplinario, Maestría en Gestión de centros educativos, Maestría en Adm.mención Marketing-Habilitación Docente -Lic. en Contabilidad-Lic. en Contabilidad-Locutor Profesional-Periodista en ejercicio-Docente e investigador en Universidad Tecnológica de Santiago y Universidad Dominicana O&M- Presidente/Docente/Ceo en FOTS DOMINICANA S.R.L-Orador y coach MOTIVACIONAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: