POLÍTICOS CON POSES DE VITRINA. Artículo

Río Yaque del Norte en su trayecto por Santiago
yaque-del-norte-1Tony Rodríguez////EPC DOMINICANA

Santiago.- Los daños humanos y materiales ocasionados por las lluvias de noviembre en República Dominicana, irreparables unos, y otros que tardarán años en reponerse si se contara con extrema vocación restauradora de parte de los sectores público y privado.

Nueve muertos, decenas de hospitalizados, cientos de familias desplazadas, millonarias pérdidas en propiedades privadas y deterioro extremo de sistemas viales, eléctricos, acueductos, semáforos, edificaciones escolares, cuya reparación se tomaría el presupuesto de la nación de varios años.

Es penoso y hasta ridículo, el que políticos asuman un protagonismo de tiras cómicas, blindados a la humedad y el lodo con trajes y botas parisinas, en un momento en que la calamidad humana desborda.

Mientras el agua y el lodo fluye por todos lados, y con mayor destrucción en las provincias del norte del país, improvisadas ayudas llegan junto al presidente, a los gobernadores y los alcaldes, mismos que han permitido que personas desesperadas por la pobreza del campo se arrimen a la ciudad en los bordes de ríos, cañadas y humedales, construyendo ranchos encima de cloacas y tuberías de alcantarillado, debajo de puentes y en pendientes dúctiles.

Es la otra cara de República Dominicana, la que no refleja el cascareado crecimiento de la economía, el impacto de la inversión extranjera, el auge del turismo y las contribuciones de la minería. Es el país en pantalones cortos y descalzo.

Y porqué culpar a la naturaleza de que el río volvió a su curso original o de que una infraestructura mal hecha se delate o de los pobres ocupen las primeras planas de los diarios.

El desastre, como en 2007 cuando la tormenta Olga arrasó a Santiago y la Línea Noroeste con el desagüe de la Presa de Taveras, volvió a ser oportunidad de políticos que aprovechan las facilidades de hacer compras de improviso sin los controles de auditores, gracias al tecnicismo de la declaratoria de emergencia.

Presa de Taveras es desaguada por lluvias de noviembre 2016
La presa seguirá estando en el mismo lugar, y como ocurrió con La Mesopotamia en San Juan de la Maguana, los pobres volverán a las cloacas y a las hoyas, y los procesos electorales continuarán siendo el espacio para las promesas y la repartición de chelitos que si bien benefician en el momento a los hambrientos, a la vez los condenan a ser presas de aprovechados que se gozan las cámaras y los presupuestos fáciles para dar y abrazar a grajosos, haciendo gala de una generosidad que NO es suya, como TAMPOCO son los recursos que reparten.

tony Rodríguez....Cumpleaños Alba Rodríguez

Tony Rodríguez… Alba Rodríguez

Y los legisladores seguirán aprobando préstamos internacionales para reparar carreteras que ya estaban reparadas con préstamos que aún no se han pagado, y para seguir ayudando a pobres que desconocen por su ignorancia, que cada cuatro años seguirán siendo los mismos pobres, cuando no sus hijos y sus nietos.

Y los políticos seguirán con poses de vitrinas, haciendo de generosos en los momentos de crisis, y el pueblo dominicano, ricos y pobres, en nombre de la democracia y la estabilidad nacional, permitirán que todo continúe como va, sin variar el destino, sin construir soluciones verdaderas, con promesas de un desarrollo

falso.

En 1933 los hambrientos invadieron las laderas del tren por lo que es hoy la avenida 27 de febrero en Santiago, y para curar las miserias fueron mudados al sector Pueblo Nuevo.

En 1977 los hambrientos estaban en la hoya del río Yaque, donde ahora está la avenida Circunvalación Sur, de ahí fueron mudados al Ensanche Bermúdez, a Los Ciruelitos, a Los Salados, a Camboya, a Buenos Aires.

En 1986, los pobres de Santiago fueron instalados en el complejo de Invivienda conocido como La Villa.
Y con tanto solucionar la pobreza, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, observa que en los últimos doce años la República Dominicana creció en más de dos millones de nuevos pobres, mismo período en que políticos de vitrina se han gastado el tintero de los diarios publicando soluciones a los males de la pobreza.

No puede curarse la pobreza sino se cura la ignorancia primero.

Share This Article :

Related Posts

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: