THAMARA DE MAO.POEMA-Artículo -EN AUDIO

descargar-epc-onesimo

Por Jesús María Hernández///EPC DOMINICANA-MEDIOS

En Mao.-Hethamara-rodriguez-arte ido esta mañana al Viejo Parque de mi Pueblo, y sentado frente al Club, contemplo el inmenso árbol que ya casi centenario, cubriera con sus sombras las visitas de Jóvenes enamorados, qué más tarde darían de sus entrañas a otros Jóvenes, que por divino mandato de la Naturaleza, se iban a convertir en la fuerza pujante del Municipio de MAO.

Había nacido una Niña, de mirada sublime y sonrisa sutil, su caminar era una especie de olas juguetonas que vienen y van al ritmo de una perfecta sinfonía, qué dejaban ver en su cuerpo la flor primaveral tan hermoso como las tardes del Cálido Otoño.

Su belleza y timidez eran las virtudes que deslumbraban a todos cuantos sus ojos miraban, siempre erguida, elocuente y como la espiga del Arroz, qué enseña el grano como alegría por el éxito logrado, ella dejaba ver su candidez en cada palabras que articulara, enseñando delicadeza y distinción, condiciones que los génes de sus padres dejaron en ella. Sus Padres, hecho de cordura y delicadeza, fueron ejemplo de amor y nobleza.

Él, de profesión médico y carácter de acero, no conoció la palabra “NO” fue solidario y puntual, su legado fue la hoja de servicio y el amor y desvelo por su familia.

Ella, de sonrisa pura y sincera, de corazón solidario y de alma santa, no hubo frontera qué qué no cruzará para hacer el bien, su legado fue la filantropia, su amor y desvelo fueron su familia.

Sus hermanos son vivos ejemplo de trabajos y de sana integridad. De esa fuente nace una Niña qué traía en su ser la marca indeleble de la sobriedad, la humildad, la sinceridad, la fidelidad, el amor y la comprensión. Su entereza y el respeto a su legado la mantiene firme en el pedestal de la honra, ha sufrido y recibidos los embates de la vida y posiblemente haya temblado, pero no se ha apartado ni un solo ápice de los principios que de sus padres heredó.

Ellos muertos, así es la naturaleza y la vida, sin embargo hay un hecho que sobrepasa la amargura, qué nos dice cuan grande es el sufrimiento, pero ahí es que Dios, hace su obra, ella lo sabe, sus hijos los saben, sus hermanos los saben y mi pueblo lo sabe, más el tiempo y la fuerza de su integridad, hoy le puede decir a su familia y al Pueblo de Mao, Yo he sufrido y he temblado porque soy humana, pero gracias a Dios, aquí estoy con mis hijos. Al concluir este trabajo he sentido una gran satisfacción, pues nada es tan placentero como hablar de lo que se conoce, así que con amor y distinción dedico el trabajo, “THAMARA DE MAO” a una amiga que estimo y aprecio con toda mi alma, con abrazos a la Lcda. Thamara M Rodriguez Arte.

 

….. JMHjesus-maria-hernandez-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: