Una tarde en nuestra nueva ciudad…Qué linda te ves en esos abrazos AMADA MíA

Nurys Tavárez hooper...en parquePor Franklin Onésimo Tavárez Sánchez, MAM/MAE
Después de la partida de una de mis hermanas menores al país sin retorno, de cuando en vez me siento más humano y no desperdicio en dar amor y decir ME IMPORTAS y es por eso que escribo estos versos a una de mis grandes reinas que aún vive, pues quiero decir en vida lo que me importan.

Te cuento que aún recuerdo los días de tu niñez, eras unos años mayor que yo y desde siempre te amé.
Eras tan decidida, tan especial, te corría arrojo por las venas hasta el día en que te fuiste apostando al amor en plena adolescencia.

Te fuiste, pero nunca del todo, pues batalladora siempre volvías para hacernos saber de ti mientras nos hacías respirar tus dotes de alma libre y bella.

Te confieso que siempre fuiste mi heroína y aunque me faltaron tus besos, tus abrazos y esas palabras de esa heroína mayor, cuando yo desarrollaba mi adolescencia, siempre supe que estabas bien y te quise más.
Amada mía, batalladora de mil combates, viajera, apostadora al futuro, amor de ultramar que siempre me devuelves la felicidad al ver tus fotos apostando a construir en la quietud tus años de adultez madura…Aquí te dejo estos versos que dicen mucho de lo que me importas.

Hoy que recién leo una foto tuya titulada-UNA TARDE EN NUESTRA NUEVA CIUDAD-, no puedo menos que sentirme contento, porque al final de tanto batallar has encontrado un rincón solo tuyo y unos brazos que te acomodan y te susurran MIL TE QUIEROS con la sinceridad del matrimonio maduro y soy feliz al saberte contenta.
Disfruta cada momento, detalle y espacio amada mía y no permitas que nada turbe tu quietud después de tantas aguas turbulentas dejadas atrás. Sé un poco más para ti, pon oídos sordos a lo que turbe los años de esta etapa crucial de madurez, pues te quiero viva muchos años como a todos los que como tú son oriundos del mismo útero materno.

Pronuncia más te quiero ahora, devuelve la calidez del  ESPOSO que te ama, dejando tierras maternas ambos, para refugiarse en ese amado terruño TICO, pues si das amor a plenitud, ten la seguridad de que él te lo compensará de regreso y yo me sentiré feliz al saberte dichosa, pues eres uno de mis grandes amores de siempre…hermana mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: