Negro dulce, sangre amarga, una gran novela histórica embajadora del talento de Valverde

Por Franklin novela Negro Dulce, azúcar amargo...portada 1Onésimo Tavárez Sánchez, M.A.M. / M.A.E.

Sentir la magia de escribir y transmitir a nuestros conciudadanos las opiniones, inspiraciones e ideas que llevamos dentro, constituye siempre un privilegio que eleva a la distinción de seres extraordinarios a quienes toman lápiz o un teclado para eternizar sus puntualizaciones y cuando eso ocurre, entonces, estamnovela Negro Dulce, azúcar amargo...autor con alumnos EPC DOMINICANA-INSTITUTOos ante un acontecimiento único.

Es que ser escritor no es un oficio, un empleo ni siquiera un pasatiempo, es una vocación, un torrente de pasiones plasmados en el papel o en el muro de un portal digital y cuando las letras colocadas allí son parte fragmentos de nuestro historia combinados sensiblemente con otros entornos imaginarios, entonces estamos ante una novela histórica que bien vale la pena disfrutar, por cuanto  es una mezcla de la realidad con el ensueño que hace al receptor el gran ganador del producto terminado.

Es justo eso lo que acontece al leer la Novela Histórica -Negro Dulce, Azúcar Amargo- Diga Perejil, en la cual el maestro, escritor e historiador Lagunasaladense Carlos Manuel Peña plasma con tacto y maestría elementos de la niñez del otrora niño Peña Gómez y el destino de su padre en medio de la matanza de haitianos, con personajes e historias mezcladas con tino magistral para hacer de su libro una narración que deleita e invita a seguir en noviazgo con cada una de sus páginas.

Se trata de la apuesta del maestro, del amante de la historia, del experto curtido intelectualmente a fuerza de aula, de rol docente, de andador de la geografía nacional e internacional, que se eterniza en una novela que pone a su noroeste en alto y lo convierte en su embajador, pues hace tiempo desde su rol como coordinador del área de servicios de la Junta Electoral de Santiago, Carlos Manuel Peña se ha convertido en un hombre a la disposición de la colectividad.

En síntesis, invitarle a usted amigo/a lector o receptor a leer los catorce magistrales capítulos de Negro Dulce, Sangre Amarga -Diga Perejil-, es mi apuesta para que usted y yo sintamos a lo interno esa  especial dicha cómplice de estar ante la creación de un gran ser humano que en su edad madura nos regala lo mejor de la historia local y nacional plasmado en un libro que usted no se puede dar  el riesgo de no tener en su catálogo y resumida en sus aprendizajes adquiridos, así, que lo invita a procurarla y disfrutarla línea por línea y LUEGO ME CUENTA LA EXPERIENCIA….corra, yo le INVITO.

Hasta unas próximas reflexiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: