Mi rey ya no canta, ni disfruta la luz y me asalta la nostalgia

Por Franklin Onésimo Tavárez Sánchez, M.A.M. / M.A.E.

familia...persio con bastónCuán lejos están los días en que él conquistaba el mundo vestido de chacabana,

cuán distantes aquellos ayeres de festividades y rancheras,

hoy mi rey luce apagado y ya la luz no disfruta nada

y al verle indefenso + un traje de pena se ha posado en mi percha.-

Recién hace unos meses lo disfrutaba cada domingo de visita en casa,

mi rey cantaba sus rancheras y décimas nos declamaba,

pero ahora luce apagado y su vista ya  no le permite ver la flama,

recién le visité y me estacioné a su lado sin hablar  y mi presencia no notaba.

Hijo eres, padre serás y con la vara que mides ahora, en tu vejez te medirán.

palabras sabias que ahora de mis ancestros vienen a mi mente,

mientras  me corroe la impotencia al no verlo entre los dominoes  discutir y con afán,

porque mi rey ahora se aferra solo al audio del radio que de a poco le divierte.

Mi mente y mis ojos se pierden en el ayer donde él reynaba,

pues en el hoy donde lo veo sin fuerzas y  con las energías agotadas,

me lleno de angustia al no poder  decirle: VIEJO, calma, calma

y a mi rey lo disfruto   -con un nudo en mi garganta -.

Quiero tener el poder de extenderle los años de existencia,

y el milagro de devolverle la visión y la risa,

para que a cantar -MI DOCTOR CHACABANA-  vuelva,

pero a mi rey, solo el supremo hacedor puede retornarle a sus días de porfías.

Viva mi rey cantautor y declamador por excelencia,

nos corresponde disfrutar cada segundo que nos subsiste,

mientras le decimos: GRACIAS PADRE, danos fe y  creencias

y al decirlo te prodigamos un te quiero y retribuimos todo el amor. que nos diste.

 

Un comentario sobre “Mi rey ya no canta, ni disfruta la luz y me asalta la nostalgia

  • el enero 2, 2018 a las 4:36 pm
    Permalink

    Palebras muy sabia y alentadora , y comfio que de donde nuestro seres queridos se encuentran sonrrien con orgullos de saber que frutos que dejaron atras seguiremos horrando sus memorias. A nosotros ahora solo no quedan Los Bueno momentos que compartimos con Ellos. Y llevarlo nuetras Alma hasta eternidad.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: