Fernando Villalona, ayudado por Dios pasó su prueba más difícil…Un Momentito con Miguel

Un momentito con Miguel....Fernando Villalona y su padrePor Miguel De Jesús Rodríguez-Locutor y Abogado Dominicano

Mi amigo Roberto Reyes (el bacano) me llamó para darme la noticia de la muerte de Ángel Ramón Villalona (cabito), de inmediato me pongo en comunicación con Fernando Villalona, su hermano Bolívar y Alberto Lara su seguridad personal.

Lara me dice, no sé cómo, pero Villalona tiene que subir a tarima, cuando hablo con Fernando la primera vez está llorando y apenas entendía lo que me decía luego me dirigí a la funeraria Blandino de Santiago donde preparaban el cuerpo de su padre.

Me comunico con su hermano Bolívar para informar como estaba todo en Santiago y confirmar el protocolo a seguir ante la presencia inevitable de la prensa y personas ligadas a diferentes ámbitos de la vida dominicana.

Dos fiestas, Miguel de Jesús...Foto personaluna en Santo Domingo y otra en Puerto Plata, de esta ultima me llamó y entre sollozos me decía ,”hermano Miguel, que duro es cantar y bailar teniendo mi padre en el cuarto frio de una funeraria”.

Yo no supe que decir, él, rompió el silencio para decir, “quiero que estés conmigo”, luego dijo”Dios me está dando la fuerza para no caer”. Al terminar la llamada solo pude llorar y multiplicar la admiración que siento por este hombre único e irrepetible.

Cabito a quien conocí y traté fue un padre de Corazón blando para sus hijos aun cuando quería mostrar que era el hombre fuerte frente a ellos, con actitud firme y responsabilidad de hombre de palabra se sacrificó por ellos.

Supo crear fantasías entre las precariedades de la época y así fundar un mundo de felicidad para sus vástagos, les enseñó el camino del esfuerzo y trabajo, Cabito sintetiza el más vivo ejemplo de entrega sin reservas para su familia.

Anoche después de una misa Angelito Villalona, aparte de cantar ofreció un mensaje hermoso, donde nos habló de lo bueno que fue su padre y la necesidad de expresar a diario el amor a nuestros seres queridos.

Por haber tocado dos fiestas a sabiendas de que su padre había muerto y las ramas de ese árbol no le darían más sombras y por haberme expresado al momento de abrazarme en la funeraria pegado a mi oído estas palabras, “ha muerto la mitad de mi vida”, es por esas razones que concluyo asegurando que Fernando Villalona, ayudado por Dios pasó su prueba más difícil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: